Arte callejero en Atenas

Cero cent-iment, pintura mural en la calle Eolo

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Aborto: falacias repetidas… pero ¿de quiénes?

Hoy voy a copiar e ir analizando paso a paso la editorial que apareció ayer (miércoles, 6 de junio de 2018) en el diario La Nación, que tenía por objeto destacar las “falacias repetidas” de quienes abogan (¿todos? ¿algunos?) por la legalización del aborto en Argentina. Anticipo ya la “moraleja” de mi texto: el que quiera reprobar a su contrincante por usar falacias, debe tener muy claros los conceptos que empleará y estar muy seguro acerca de la corrección de sus argumentos. Veamos.

Se atribuye al macabro Joseph Goebbels la expresión “miente, miente que algo quedará”. A sabiendas o por ignorancia se escucha repetir falsedades en materia de aborto que pecan de claro oportunismo ante la proximidad de la votación en el Congreso, que pone en juego el derecho a la vida.

¡Qué golpe bajísimo, innoble! Empezar con Goebbels y con esa cita, nada menos. ¿Esa es la manera de promover un debate maduro y respetuoso, señores?

Se sostiene falazmente, por ejemplo, que el aborto en caso de violación, siempre y desde muy antiguo, había sido permitido y practicado legalmente en la Argentina. No es cierto. El único caso de aborto legalmente permitido por un embarazo causado por violación es aquel practicado por un profesional diplomado, cuando la violación recae sobre lo que el Código Penal llamaba “mujer idiota o demente”, definición tan antigua como impropia al día de hoy, y en tal caso disponía que el consentimiento de la víctima de la violación fuera prestado previamente por su representante legal.

En este lugar no quiero hacer ningún comentario acerca de las interpretaciones posibles del Código Penal ni tampoco acerca de la historia “efectiva” del aborto en nuestro país. Sigamos porque lo que acá está en juego son los argumentos a favor o en contra de la legalización de esta práctica médica en un amplio grupo de casos.

Se afirma también que el protocolo dictado como consecuencia de la “interpretación” de la Corte Suprema de Justicia en el caso “FAL”, al que algunas provincias han adherido -fallo a favor de un aborto por violación en el caso de una adolescente no discapacitada-, implicaba una orden judicial que debía ser acatada por encima de cualquier decreto provincial que pudiera disponer otra cosa. Nuestro máximo tribunal solo puede pronunciarse y dictar fallos sobre casos concretos e individuales, careciendo sus sentencias del alcance general que se pretende imponer en un reiterado error. Disponer lo contrario, por vía de interpretación, “protocolo” o el eufemismo que quiera utilizarse viola el principio de separación de poderes pues, en tal caso, el Poder Judicial se estaría arrogando la facultad de dictar normas, cualquiera que sea el rango de estas, tarea reservada exclusivamente por nuestra Constitución al Poder Legislativo.

Es cierto que el Poder Judicial no tiene la facultad de dictar normas. Sin embargo, no es la primera vez en Argentina ni en ningún otro país occidental que una sentencia de la Justicia introduce un “quiebre” que luego desencadena un poceso de modificación del Código Penal (o Civil, según los casos) del país correspondiente. Por eso, aquí no hablamos de legalización, sino tan solo de despenalización, que -repito- en muchos ejemplos ha sido el paso previo al tratamiento del tema por los legisladores.

Permítaseme un ejemplo. En el caso de la eutanasia voluntaria y el suicidio asistido, caso que he estudiado con cierta profundidad, ha ocurrido varias veces lo mismo. Holanda fue el primer país del mundo en legalizar la eutanasia voluntaria, ley que entró en vigor en 2002, pero la Justicia holandesa había comenzado a despenalizar esta práctica a partir de 1973 (recuérdese el famoso caso Postma-van Boven).

Pretender imponer términos como “interrupción de embarazo” o “aborto seguro” encierra la intención de transmitir una idea disfrazada y edulcorada respecto de un procedimiento que no es inofensivo y que es falsamente desprovisto de riesgos y de secuelas. Como si se tratase de un mero trámite, ignorando que, en la práctica, resulta todo lo contrario.

La expresión “interrupción del embarazo” es sinónima de aborto y no veo que con ella pueda disfrazarse ni edulcorarse nada. “Aborto seguro”, en cambio, es una expresión acertada, porque la realidad argentina habla de la práctica cotidiana de abortos inseguros, clandestinos, ilegales.

En el debate, ha cobrado fuerza el argumento de que oponerse a la despenalización del aborto está ligado a una cuestión dogmática o religiosa de cada persona exclusivamente, tanto que se la asimiló incluso al divorcio. No deja de ser otro intento de negar las múltiples evidencias científicas sobre el comienzo de la vida desde la concepción, y de reducir una práctica claramente criminal a una cuestión de fe que pierde peso para quienes no la comparten.

Acá se mezclan varias cosas que conviene mantener separadas. La mayoría de las personas que yo conozco (voy a mi caso personal) que se oponen al aborto, lo hacen basándose (a veces, ciegamente) en la doctrina establecida por su religión. Debo decir también que me sorprende el número de personas religiosas que, por el contrario, tienen una mentalidad abierta y critican -e incluso se apartan- de la doctrina oficial de su fe.

La asimilación con el tema del divorcio no es casual, al menos en Argentina. Recuerdo la discusión que se daba en nuestro país a mediados de la década de 1980… Las similitudes entre uno y otro debate saltan a la vista.

Notemos que el párrafo que acabo de citar está compuesto de dos oraciones. No existe ningún lazo lógico entre la primera y la segunda. Por lo demás, ¿qué significa concretamente hablar de “las múltiples evidencias científicas sobre el comienzo de la vida desde la concepción”? En primer lugar, no se cita ninguna de esas múltiples evidencias. No hay ni siquiera una breve mención de ellas. En segundo lugar, no se definió previamente qué es vida. Para que la ciencia pruebe algo, necesitamos previamente delimitar nuestro concepto. Podríamos discutir largamente si el embrión que cuenta con unas semanas tiene “vida biológica” o “vida orgánica”, esto es, si es un organismo en el sentido generalmente usado por los biólogos. Pero eso no tienen nada que ver con otro punto, el decisivo: ese embrión no tienen “vida biográfica”.

Permítanme de nuevo una comparación con el ámbito bioético ligado al final de la vida: si un paciente hace diez años está en un estado vegetativo, mantenido artificialmente gracias a la acción de los profesionales de la salud y a los grandes progresos de la medicina contemporánea, ese enfermo está “vivo”, en un sentido muy elemental de lo que puede ser lo que llamé vida orgánica o vida biológica, pero no tiene una biografía, una vida biográfica o, si preferimos la expresión, una existencia humana.

Con todo, hasta ahora no salió a relucir el concepto principal del debate: el de persona. Porque la ciencia podrá probar o no que el embrión está vivo en tal o cual sentido que le demos en biología al término vida, pero el concepto de persona proviene de teorías jurídico-filosóficas. Y aquí nos estamos moviendo en un ámbito muy distinto. Lo voy a decir de manera muy clara: la ciencia puede probar si mi gato, después de haber sufrido un accidente, sigue vivo o no, y con qué secuelas, pero ¿cómo puede probar que es -o no es- persona? En tal caso, yo le debo dar al científico previamente mi concepción filosófica de la personalidad. ¿A qué vamos a llamar persona? ¿Qué atributos, reales y potenciales, debe contar tal o cual individuo, para que podamos luego asignarle el estatus jurídico-filosófico de persona -y con ello toda la lista de derechos, empezando por el derecho a la vida-?

La despenalización del aborto no puede asimilarse a una política de salud dado que el embarazo no es una enfermedad y el aborto no es su cura. Ningún supuesto plan de higiene y salud poblacional puede habilitar a los que no son felices a eliminar a los que consideran la causa de su infelicidad.

En el camino de estas construcciones falaces, muchas de ellas malintencionadas y propias de posiciones ideologizadas, se encuentra la insostenible afirmación de que en la Argentina se practican 500.000 abortos ilegales por año, con un saldo de 100 mujeres muertas en ese lapso. La realidad y las estadísticas se dan de bruces con esta reiterada mentira; cuando la vida está en juego, incluso, resultan inmorales. Por otra parte, está comprobado que la primera causa de muerte materna no es el aborto, sino la desnutrición, junto a otras como tuberculosis y mal de Chagas, que se relacionan con la pobreza y la falta de adecuada atención sanitaria.

De acuerdo: se maneja la cifra de 500.000 abortos por año en nuestro país sin que haya suficientes estudios que la avale. Pero para decir que aquí estamos en presencia de una “insostenible afirmación” es necesario contar con más y mejores datos. ¿Qué cifra maneja el o los autores de esta nota? ¿Y cómo llegaron a ella? Creo que todos debemos convenir en algo: es una vergüenza que en nuestro país no se cuente con estudios serios sobre el tema. Lo primero que se debería hacer es encargar a comisiones de científicos con el objetivo de llegar a una imagen lo más ajustada posible de la realidad en nuestra sociedad. Claro que si hablamos de abortos clandestinos, la cifra será imprecisa porque, ¿qué médico o qué paciente querrá admitir lo que hizo, cuando existe la posibilidad de ser llevado a la justicia? Pero, si la cifra final llegaría a ser la mitad, o sea, 250.000, me pregunto: ¿sería acaso menos escandalosa?

Por último, está la cifra de 60.000 mujeres que luego terminan en los hospitales porque el aborto, en esas condiciones precarias y clandestinas, salió mal, con consecuencias muchas veces terribles para esas miles de pacientes. Esta es una cifra incontrovertible, no mencionada en la nota.

Con el fin de alimentar tendencias en boga para sumar adeptos, se argumenta que las muertes de mujeres en abortos clandestinos constituyen femicidios indirectos, pasando por alto que en toda práctica abortiva, clandestina o legalizada, hay una víctima indefensa: la persona por nacer. No se puede imponer un criterio sobre otro, pues nada justifica que para defender una vida haya que cercenar otra. No podemos promover el dictado de leyes para erradicar la violencia contra la mujer y, al mismo tiempo, plantear la legalización de la peor de las violencias: la muerte de un inocente. Por otra parte, en un enorme contrasentido, la iniciativa #NiUnaMenos se inició a raíz del femicidio de Chiara Páez, una joven de 14 años embarazada que, por negarse a interrumpir su embarazo, murió a manos de su novio. Luego, paradójicamente, el movimiento se enrolaría también detrás de la despenalización del aborto.

De nuevo, se mezclan dos cosas muy distintas en este párrafo. Si el aborto se lleva a cabo por ejemplo en las primeras semanas, ¿de qué “inocente” estamos hablando? Ya dije que no es nada sencillo sostener que un embrión o incluso un feto que aún no ha terminado de desarrollar su sistema nervioso es un “inocente”, porque eso nos lleva primero a discutir qué vamos a entender por persona. Ya me extendí largamente sobre este tema en algunas entradas pasadas. Mi conclusión es que es incorrecto atribuir personalidad (en un sentido jurídico y filosófico) a un embrión (o sea, hasta la octava semana de embarazo) y es muy discutible en el caso del feto que aún no cuenta con un sistema nervioso desarrollado (o sea, hasta la 24.a semana).

El otro aspecto no les juega en contra a los defensores de la legalización del aborto, sino a favor. Lo central es la autonomía de la mujer. Si una mujer quiere abortar, debe poder hacerlo; si no quiere, debe ser respetada en su voluntad. Si hay una falacia aquí es esta: quienes se oponen a la legalización del aborto no están siempre a favor de la vida, y quienes abogan por su legalización no son seres insensibles que quieren practicar abortos a toda costa. Se trata de incorporar un derecho y será luego la mujer la que decida si hacer uso o no de tal posibilidad.

No menos tendencioso es insistir, contra las evidencias que la ciencia moderna y la tecnología confirman de manera indubitable, en que el embrión es solo una parte del cuerpo de la mujer, extirpable como una muela, y no un ser absolutamente diferente, que se gesta dentro del cuerpo al punto de tener incluso un ADN distinto. Se prefieren así los efectistas eslóganes ideológicos y políticos a las rigurosas comprobaciones científicas dada la dificultad para rebatirlas con seriedad.

Tampoco es posible que con inhumana liviandad se nieguen los traumáticos efectos físicos y sobre todo psicológicos que las prácticas abortivas tienen en las mujeres que, muchas veces forzadas por circunstancias indeseadas, han recurrido a ellas por falta de la debida contención y acompañamiento que hasta aquí como sociedad no hemos sabido brindarles de manera efectiva. ¿Por qué no aprobar una ley de asistencia a la mujer en conflicto con su embarazo?

Creo que mi posición respecto al primer párrafo está clara a esta altura. Y respecto al segundo, insisto: estar a favor de la legalización del aborto no implica pensar que los abortos son “pases mágicos” que van a remediar todos los males de nuestras mujeres y parejas. Es, ni más ni menos, introducir un derecho. Ni yo ni ningún otro defensor “razonable” de la legalización afirmamos que practicar un aborto es cosa para tomar a la ligera. Una cosa no excluye la otra: introducir el derecho al aborto debe ir de la mano de un paquete de medidas que incluyan, por ejemplo, la buena educación sexual, la puesta a disposición de métodos anticonceptivos, la asistencia a la mujer que quiere abortar y a la que no quiere abortar, etc.

Copio los últimos párrafos juntos debido a su brevedad:

No menos lamentable y preocupante resulta que los cinco proyectos en consideración propongan la interrupción de la gestación de bebes discapacitados o malformados, un retroceso de proporciones para una sociedad que se ufana de defender los derechos humanos y, en especial, los de los diferentes, pisoteando con esto precisamente los de los más desamparados.

Legitimar el aborto no nos hace progresistas, como muchos sostienen, sino que, por el contrario, nos hace retroceder peligrosamente como sociedad.

El doctor Jerôme Lejeune, padre de la genética moderna, se opuso al “racismo” de los sanos contra los enfermos y afirmó que “la calidad de una civilización se mide por el respeto que le profesa al más débil de sus miembros”.

En los próximos días, distintos proyectos que proponen una eventual reforma a nuestras leyes civiles, que incluso contraría el texto constitucional, se tratarán en el Congreso. Es importante en estas instancias que no se pretenda seguir confundiendo o engañando a la población con informaciones inexactas y tendenciosas. Es tiempo de llamar a las cosas por su nombre y de aceptar el desafío de cuidar las dos vidas, porque toda muerte es una tragedia.

La retórica de los últimos tres párrafos es deleznable, así que los pasaré por alto. Voy al primer párrafo, que plantea un punto importante. Las razones por las que una mujer o una pareja puede abortar, son diversas. Creo que en Argentina el caso más frecuente es el de los llamados “embarazos no deseados”, frutos de una relación sexual llevada sin las precauciones necesarias. En estos casos, la adolescente o la mujer quiere abortar porque un hijo (u otro hijo) implicaría un cambio radical de vida, un camino que no desea tomar (por ejemplo, una joven universitaria que aborta para no interrumpir los estudios). Pero también es parte de la libertad de una mujer o de la pareja el querer abortar si se constata que el embrión o el feto sufren importantes deformaciones o poseen una alteración cromosómica. Pero eso no quiere decir que no respetemos -que no debamos respetar y apoyar- a todos nuestros conciudadanos con malformaciones o con síndrome de Down. De nuevo aquí una cosa no excluye la otra. Por ejemplo, una pareja puede no querer tener un hijo más o puede no querer tener un hijo down, y ello no significa que no sean respetuosos de la diversidad. Atención, porque en esta breve editorial aparecen palabras sumamente cargadas: Goebbels, racismo… Decir que un amante de la libertad individual como yo o como miles de defensores de la legalización del aborto apoyemos la eugenesia es una aberración. ¡El liberalismo político está en las antípodas del totalitarismo nacionalsocialista!

Nota: este es el enlace a la editorial

Publicado en Ética, bioética, Filosofía de la medicina, Filosofía política, Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Imágenes de Atenas

20180517_194837.jpg

Pasión por el tango en Grecia, escultura en miniatura de desconocido

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Sí a la legalización del aborto en Irlanda

El fin de semana pasado se llevó a cabo un referéndum en Irlanda con el objetivo de determinar cuál era el parecer general respecto al aborto: ¿se debía cambiar la restrictiva ley vigente o no? El sí ganó ampliamente, con más del 65 por ciento de los votos. Amparados en esa clara mayoría pro elección, ahora será tarea del parlamento irlandés reemplazar la normativa actual por una ley moderna y pluralista.

Con el resultado del referéndum, Irlanda se aparta un paso más de esa imagen que aún muchos perseveran en asociar con el país. Irlanda no es uno de los PIGS -léase, de los cerdos- que derrocha los activos públicos y luego no sabe cómo salir de la crisis; Irlanda no es un país ultracatólico que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo; Irlanda, a partir de este fin de semana, tampoco es el país europeo de cierta magnitud -quedan, por cierto, el Vaticano y Malta- que penalizan el aborto, incluso en casos aberrantes de violación.

¿Qué va a cambiar una vez que se formule y entre en vigor la nueva ley? Mucho. Por lo pronto, muchas de las mujeres que hasta ahora no abortaban por temor a las sanciones (lo que incluía desde el estigma hasta años de cárcel), ahora podrán optar por sus preferencias; muchas de las mujeres que, sorteando los controles, abortaban en la clandestinidad, podrán ahora hacerlo en hospitales estatales con profesionales capaces; por último, muchas mujeres que iban a abortar a Inglaterra o a Holanda, ahora podrán hacerlo en su propio país, sin tener que esconderse de nadie ni entregar su dinero a clínicas privadas.

Lo que estoy seguro que no ocurrirá son los escenarios apocalípticos que pintaban los conservadores. La sociedad irlandesa no se volverá una sociedad asesina, ni se les endurecerá el corazón a los hombres y las mujeres “en edad reproductiva”. Las irlandesas seguirán haciendo lo mismo que hasta ahora, esto es, abortando cuando se descubren en un embarazo no deseado, solo que, insisto, sin tener que caer en la ilegalidad o volar a países vecinos.

Todo esto lo pienso siendo consciente de que el aborto no es ninguna solución mágica a los diversos problemas que tienen que ver con la reproducción. Por ejemplo, hay que mejorar la calidad de la educación sexual en las escuelas; hay que poner a disposición de hombres y mujeres los distintos métodos anticonceptivos (aquí también vale eso de que “mejor prevenir que curar”); hay que facilitar los procedimientos para dar y tomar niños en adopción, etc.

Cierro con una pregunta: ahora que se está discutiendo en el parlamento argentino este mismo tema (la legislación en Argentina no es tan retrógrada como en Irlanda, pero debe ser cambiada porque solo permite el aborto en “casos extremos”), ¿no es una ocasión para aprender de los irlandeses? De hecho, creo que deberíamos llevar a cabo un referéndum, lo que mostraría que la mayoría de nuestra población también está a favor de la legalización. Tal vez esa sería el detonante para que muchos de los legisladores, esos que tanto se golpean el pecho en público y procaman con hipocresía los valores de la vida y la familia, abandonen la conveniencia política de mostraste partidarios del no.

Publicado en Ética, Ética aplicada, bioética, Filosofía de la medicina, Filosofía del derecho, Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Idea para un cuento

En un cuadernito (procuro tener siempre conmigo lápiz y papel) había escrito:

Idea para un cuento. Un sabio entrado en años le vaticina a un joven prometedor que llegará lejos, que construirá un nuevo reino… y que, días antes de morir, verá como el trabajo de toda una vida se desmorona, en horas, frente a sus ojos, entonces cansados.

     Primera observación: está bien (en el sentido de “es un buen ejercicio”) el escribir una idea que se nos cruza por la mente. Pero la idea, como tal, no dice mucho. Una idea que no se vuelve cuento es como una semilla que no da fruto. Un simple tomate, si ha madurado bien, puede ser una delicia, nunca la semilla. El punto tal vez está en que uno nunca tiene solamente la idea para un relato, sino que, en ese mismo instante, “se hace la película”, como se dice.

Moraleja: no se trata de tener tan solo buenas ideas, sino de llevarlas a cabo.

Pero -segunda observación- ¿es una buena idea escribir un cuento en el que un viejo sabio, experimentado, le lee el futuro a un joven, una suerte de Alejandro Magno aún con pantalones cortos, con la diferencia de que, en vez de morir prematuramente a los treinta y tres años, lo hará diez, o veinte, o treinta años más tarde, cuando ya la decadencia se haya apoderado de sus logros?

Escenario 1: el joven es Jesús y muere en la ignorancia; no sabe que ha creado un reino en este mundo y que, dos mil años después, se mantiene aún firmemente en pie.

Escenario 2: el joven es, efectivamente, Alejandro Magno, que muere sabiendo que ha creado un gran imperio que, erróneamente, supone imperecedero.

Escenario 3: el del joven del cuento (mejor, el de la idea del cuento) en cuestión. ¿Morirá con un sabor agridulce en la boca? Al momento de dejar este mundo, ¿se destacarán más los goces que le procuraron sus aciertos pasados, o las amarguras de la erosión presente?

Además, si el joven no solo es voluntarioso, sino también prudente, sabrá de antemano que toda obra humana está destinada, tarde o temprano, al fracaso: “Vanitas vanitatum et omnia vanitas“. Entonces, ¿qué? Quien comprende que los palacios y los templos que ahora levanta en algún momento serán ruinas, ¿acaso desistirá del esfuerzo? ¿O actuará, aun siendo consciente del resultado final? ¿O para actuar deberá mentirse a sí mismo, mentirse vilmente con una fórmula del estilo: “Todos han fracasado, pero tú no. Tú eres único; contigo se romperá la maldición que pesa sobre la historia”?

Borges parece haber optado (si estas cosas son motivo de elección, ¡ay, voluntarismo!) por la alternativa 2:

La vieja mano / sigue trazando versos / para el olvido.

Publicado en crítica literaria, literatura, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Impresiones de Kalamata

IMG_0367

Cartel en la descascarada pared de los depósitos y silos, hoy abandonados, del puerto de Kalamata

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Más impresiones de Arta

La principal atracción turística de Arta es el puente de piedra que, según tengo entendido, se remonta a épocas bizantinas. Se lo conoce simplemente como «el puente de Arta», «το γιοφύρι της Άρτας», puesto que por siglos fue el único acceso a la ciudad viniendo desde esta parte. Lo más llamativo del puente no es su considerable longitud ni la antigüedad de sus piedras, sino su forma ondulante, un suave «sube-baja-sube(algo menos)-baja».

IMG_0251

     Y de atrás:

IMG_0247

     T. me cuenta la famosa historia que ronda al puente, no sin aclararme que es un tipo de relato que se repite en otras ciudades de la península balcánica, aplicada en cada caso a alguna obra pública que fue de difícil realización (tal vez por eso T. despoja la historia de cualquier referencia espacio-temporal). Dice así:

«En aquellos años, el rey había ordenado la construcción de un puente que traería grandes beneficios a la ciudad. Todos los jóvenes se abocaron entonces a la obra, mientras que las familias adineradas donaban generosamente sus joyas. Pero a pesar de los denodados esfuerzos, la construcción del puente no avanzaba. Ni bien lograban sentar las bases y alzar los primeros muros, venía una implacable creciente de agua que barría hasta la última piedra. Así pasaron años en los que los trabajos eran cíclicamente aniquilados por la corriente. Desesperado, el rey consultó entonces a un brujo. Este le dijo que para poder acabar con la obra, era necesario que antes se cumpliera una condición, a saber: el rey debía matar a su esposa y enterrar el cuerpo muerto en el lecho del río. Con gran pesar, el monarca volvió al castillo y tras reflexionar largamente, decidió sacrificar a la amada reina en aras del puente. Así procedió y tras depositar el cadáver en el fondo del río, se volvió a comenzar con la construcción del puente. Ese año, las aguas no tuvieron su habitual violencia y por eso pudo tenderse el puente íntegramente. Quien lo pase, hará bien en recordar a la reina, cuyo cuerpo sacrificado es la piedra basilar de esta obra.»

     Mi comentario: «En las sociedades tradicionales siempre había que sacrificar a algo o alguien querido e inocente (animal, niño, doncella, reina) para aplacar las fuerzas de la naturaleza o ganar el favor de la divinidad.

     Dos plantas me llaman la atención a un lado y otro del puente. Aquí, un cactus inmenso, de la altura de dos pisos, que ha quedado dentro de uno de los bares de la ribera.

IMG_0248

     Allí, un plátano histórico del que podría decir que es el plátano más frondoso que he visto en mi vida. El tronco, anchísimo, esta carcomido y dentro pueden jugar los niños como si fuese una casita. Para sostener las pesadas ramas, han levantado columnas de ladrillos. Este plátano debe tener unos dos siglos porque, según cuenta la historia, ya lo utilizaban los turcos, cuando Grecia estaba bajo la dominación otomana, para ahorcar de sus ramas a los griegos insurrectos.

IMG_0250

     Seguimos caminando hasta la impresionante iglesia de la Virgen del Consuelo, un templo bizantino del siglo XIII. (La traducción del nombre es mía e ignoro si hay en español una denominación oficial de esta iglesia. Como sea, en el original es Παναγία η Παρηγορήτισσα.) Llama la atención el hecho de que el edificio no tenga forma de cruz; es más, es un cuadrado perfecto.

IMG_0259

     Un alto en el camino:

IMG_0265

     El interior está adornado ricamente con pinturas bizantinas, como por ejemplo esta, que muestra al ángel llevando la cabeza de Juan el Bautista.

IMG_0266

     Una toma de la nave principal y el iconostasio:

IMG_0273

     Sin embargo, lo más llamativo es el pantocrátor pintado en la cúpula principal, rodeado por los doce apóstoles (que están pintados en el espacio dejado entre las doce ventanas).

IMG_0269

     Más de cerca:

IMG_0268

     Vale la pena dar una vuelta por fuera del templo. El color rojizo de los muros, los detalles escondidos, el juego de las cúpulas, lo imponente del edificio en sí…, en fin, uno podría pasarse el día fotografiándolo. Para mi sorpresa, entre las tejas del techo brotó una higuera. (Comentario de T.: «Sólo se explica por los pájaros, que comen de todo y después cagan en cualquier lado».)

IMG_0276

     Atrás de la iglesia hay unas celdas austeras en las que vivían los monjes.

IMG_0278

     Para evitar que las reverberaciones dañen la vieja construcción, hoy han colgado la campana en un pino.

IMG_0280

     Siguiendo por una de las calles que van al centro de Arta, pasamos por las ruinas del templo de Apolo. Hoy no quedan más que estos macizos bloques rectangulares de piedra. Estas piedras tienen un color particular, diría plomizo, y son bastante brillantes.

IMG_0284

     El templo fue saqueado y las partes del edificio se usaron en nuevas obras. Por ejemplo, los capiteles fueron usados por los cristianos medievales para adornar otra iglesia, esta vez la de Santa Teodora.

IMG_0289

     Llama la atención lo abigarrado que es el interior del templo de Santa Teodora. Acá se ve una simple columna de piedra de origen antiguo, seguida del capitel tomado del templo de Apolo y rematado con delicadas pinturas bizantinas.

     En la parte interna de la cúpula también se destaca un pantocrátor (aunque no es tan espectacular como el anterior).

IMG_0296

     De una de las lámparas cuelga un huevo, grande como el de un avestruz. ¿Símbolo de la resurrección?

IMG_0288

     Aquí van otros detalles del interior: mosaico en la parte central del suelo, temible cabeza de bestia en madera que remata el brazo de una silla, y más pinturas religiosas.

IMG_0297

IMG_0291

IMG_0300

     En la capilla que está a la derecha del altar hay un cofre con los huesos de Santa Teodora, objeto de gran devoción. Todavía hoy le vienen a ofrecer flores frescas a la santa.

IMG_0303

     He aquí la iglesia de Santa Teodora desde debajo de uno de los plátanos de la plaza de piedra. Más abajo aparezco en el arco de entrada al complejo y, por último, una de las primeras capillas cristianas. (Si mal no recuerdo, la imagen que está encima del dintel es la de Cristo joven, un tema poco usual en la iconografía bizantina.)

IMG_0304

IMG_0287

IMG_0305

     Esa zona céntrica de Arta cuenta con varias iglesias paleocristianas y bizantinas.

IMG_0308

IMG_0314

     Arta dio a Grecia algunos de los personajes más famosos de su historia, por ejemplo, Ioannis Macriyiannis (su casa de nacimiento funciona hoy como centro cultural).

IMG_0321

     Imposible visitar todo en un par de horas. Para otra vez quedarán las murallas de la antigua ciudad, al lado de la torre del reloj.

     Según me contó un habitante de Arta, los nazis se robaron el reloj -el mecanismo-; nunca más lo devolvieron y hoy puede verse en un museo de Dresde. No pude confirmar esta información y no sé cuán confiable es la fuente, solo puedo decir que ese buen señor concluyó su charla conmigo de este modo: «Nosotros, los griegos, somos como los argentinos, nunca le hicimos mal a nadie… ¿Entonces por qué nos han vivido haciendo tanto mal a nosotros?» Pienso que no le vendría mal un repaso de la historia argentina.

IMG_0327

     Una última cosa: qué pintorescos son los antiguos edificios de Arta, hechos con bloques de piedra blanca. Aquí dos fotos, de una casa de familia y de una de las escuelas.

IMG_0258

IMG_0326

Publicado en Fotografía, Grecia, Historia, Uncategorized, Viajes | Deja un comentario